PASEANDO POR LA CUENCA DEL EBRO

Ya no hay excusa para el disfrute del medio hídrico. Cada vez disponemos de más información sobre senderos, rutas… cada vez más cerca de nuestras poblaciones. Además, se pueden escoger muchos tipos distintos de ambientes ligados al agua. Miguel Ángel García Vera, jefe de Planificación de la CHE, nos invita a disfrutar de paseos, rutas y propuestas de ocio saludable gracias a nuestras masas de agua. Gracias a las imágenes que acompañan este artículo, descubirmos nuevos rincones de la cuenca del Ebro, reconociendo su riqueza y valor ecológico.

Las gotas de agua recorren los ríos de nuestra cuenca a una velocidad que, en término medio, bien puede ser la de paseo de una persona. ¿Por qué no acompañarlas?

Y no hay excusas. Cada vez se señalan más y mejor los senderos que podemos recorrer en relación con el agua. Y aunque no se señalen, hoy en día con un móvil no tenemos límites para llegar a donde queramos.

Tenemos posibilidades infinitas. Afortunadamente nuestra cuenca es muy amplia y esto abre muchas posibilidades de disfrutar del entorno. De relajarnos, de sentir el paso de nuestra vida en el reflejo de las aguas.

El disfrute del medio hídrico viene enriquecido por la gran cantidad de matices que podemos apreciar en función de la época del año en la que paseamos. Del luminoso verano hasta el reflexivo invierno, y pasando por el cálido otoño y la explosiva primavera, se nos invita a jugar a identificar las diferencias de nuestras riberas en distintos momentos del año. Asimismo, cabe ir a descubrir los momentos climatológicos extremos: sequías e inundaciones, que llenan de matices nuestros senderos.

Pero también es diferente lo que apreciamos si salimos en un día lluvioso, ventoso o seco. O si paseamos por la mañana, tarde o noche. Todo evoluciona, todo cambia y, a la vez, todo está igual.

Atardecer en la laguna de Lor

El buen caminante sabe buscar el camino que se adapta a sus posibilidades. Y para ello seleccionar la pendiente con la que mejor nos movemos es esencial. Por los ríos tenemos los caminos más llanos y largos que puede haber. Esta es una gran ventaja para el trotador que no quiere o no puede hacer demasiado esfuerzo. Pero si uno quiere más intensidad, podemos probar a subir a los ibones de las más altas cotas del Pirineo. Todo un gran abanico para elegir el que más nos convenza.

Se pueden escoger muchos tipos distintos de ambientes ligados al agua. Podemos recorrer esos ríos que nunca terminan; rodear los lagos y embalses con esos reflejos de agua que son tan del gusto de los paseantes amantes de la fotografía; ir a buscar esos manantiales o incluso pozos, que son una parada ideal en el camino.

Gran cantidad de posibilidades

Cerca de las ciudades los aspectos relacionados con el hombre enriquecen el paseo. Más lejos de los núcleos urbanos, es la propia naturaleza la que incrementa el relato asociado al camino.

Pero es que, además, dentro de cada tipo de masa de agua hay una gran cantidad de posibilidades. No es lo mismo un río bravo del Pirineo o de la sierra de la Demanda que un barranco pacífico del centro de la depresión del Ebro. Ni un afluente del embalse del Ebro que el delta del Ebro. Tampoco es lo mismo el lago de alta montaña que una laguna salada por la evaporación de las aguas. Y tantas y tantas posibilidades que nos abre la realidad natural de nuestros ríos.

Los aspectos sociales abren nuevas alternativas. La mayor o menor cercanía a las poblaciones aporta matices diferenciales. Cerca de las ciudades los aspectos relacionados con el hombre enriquecen el paseo. Más lejos de los núcleos urbanos, es la propia naturaleza la que incrementa el relato asociado al camino.

Cambia mucho la realidad avistada en función del tamaño de las poblaciones atravesadas. Nuestro medio rural nos aporta su tradición, su costumbre, su transcurrir estable y paciente. Las grandes ciudades nos dan su dinamismo, su grandeza, su ambición. Esto se aprecia también en el trato con los ríos.

La tipología de caminos nos permite una gran diversidad de posibilidades. Podemos recorrer nuestros parques urbanos, cada vez más valorados y cuidados, pero tenemos muchas calles de las ciudades que nos permiten llegar a puntos relacionados con el agua. También carreteras, pistas, senderos o, incluso, recorridos “campo a través” que nos permiten llegar a descubrir esos espacios escondidos de nuestros ríos.

Esa unión entre la naturaleza y el individuo tiene en estas rutas su mejor expresión. Es cuando el medio natural, pasado por el tamiz de nuestra vivencia personal, nos da lugar a sensaciones y a emociones que son totalmente únicas y que puede que no olvidaremos nunca.

La relación del medio hídrico con los usos de agua es un espacio muy rico por descubrir. Nuestros aprovechamientos, con sus necesarios accesos para realizar las tareas de mantenimiento, nos propician posibilidades de senderos antes inimaginables. También según el tipo de aprovechamiento tenemos infraestructuras que permiten un disfrute para el paseante. Por ejemplo, las presas con sus embalses, las acequias y canales con sus recorridos prolongados y con poca pendiente, las obras de paso de los cauces con un valor innegable o las propias zonas verdes generadas por los regadíos, ofrecen un sinfín de posibilidades al senderista.

La manera cómo están señalizadas las rutas aporta muchas maneras de caminar. Los senderos urbanos; las pequeñas rutas; la GR 99 también llamada camino natural del Ebro o las rutas vinculadas a los espacios naturales protegidos no son más que ejemplos de la inmensa gama de posibilidades que se nos ofrece para disfrutar del agua en nuestro entorno cercano. Aunque tampoco podemos olvidar las rutas que se ofrecen en internet y que se pueden descargar para seguir con nuestros móviles durante el recorrido.

La naturaleza y el individuo

Y, por último, en nuestros paseos están esos aspectos de tipo más personal que les imprime un carácter especial. Nuestro estado de ánimo e, incluso, nuestro momento vital son en sí un factor que puede hacer muy diferentes caminos iguales. Esa unión entre la naturaleza y el individuo tiene en estas rutas su mejor expresión. Es cuando el medio natural, pasado por el tamiz de nuestra vivencia personal, nos da lugar a sensaciones y a emociones que son totalmente únicas y que puede que no olvidaremos nunca.

La compañía con la que realizamos nuestros paseos es otro factor que puede dar un carácter singular a cada uno de ellos. Caminar en grupos grandes o más reducidos, caminar en familia, en pareja o sólo, son distintas fórmulas que nos pueden hacer disfrutar de experiencias muy enriquecedoras.

Excursión descendiendo del embalse de Escarra
Contacto íntimo con la naturaleza. El Parrizal de Beceite
(Teruel)
Cruzando las pasarelas de la Ruta de los Estrechos en el Río Martín (Teruel)

Nuestra propia actitud durante los paseos puede crearnos atractivos renovadores. Por ejemplo, los aficionados de la fotografía tienen en sus paseos amplias posibilidades intentando retratar esas innumerables facetas del agua, los amantes de la buena conversación pueden disfrutar de encuentros muy enriquecedores. Incluso los amantes de la música tienen un espacio de audición interminable, los amantes del arte con la observación de los muchos elementos históricos y patrimoniales ligados al medio hídrico, los amantes de la flora, de la fauna,…. Y tantas y tantas otras posibilidades por explorar.

Tu camino ideal te está esperando. No te queda más que ponerte un calzado adecuado, abrir la puerta de tu casa y disfrutar. Andar es bueno para la salud física y psíquica. Es bueno para el individuo y, por tanto, para la sociedad. Es un gesto de reconocimiento e incluso homenaje a nuestro medio natural y a la sociedad que vive en él. Un esfuerzo de reconocer nuestro espacio y nuestra historia y de vivir sintiendo y disfrutando de los tiempos del agua y de todo lo que está relacionado con ella. Sin duda, un placer que también nos proporciona nuestra querida cuenca del Ebro.

Miguel Ángel García Vera

Jefe de Planificación de la Confederación Hidrográfica del Ebro

Laguna de Gallocanta, objeto de numerosas excursiones para los aficionados a la ornitología

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s