El Mítin de Binéfar y el Canal de Aragón y Cataluña

El 9 de agosto se cumplieron los 125 años del mítin de Binéfar, una jornada reivindicativa y multitudinaria en la que unas 10.000 personas se congregaron para reclamar la construcción del Canal de Aragón y Cataluña. Durante los meses de agosto y septiembre, el Ayuntamiento de Binéfar, ha organizado una exposición que ha pretendido dar a conocer esa jornada histórica, rindiendo así homenaje a los que la hicieron posible y mostrando la estrecha vinculación de Binéfar con esta obra, que es uno de los pilares sobre los que se ha asentado el desarrollo económico y demográfico de la villa. En este interesantísimo artículo, Félix Andreu Álvarez , encargado del embalse de Santa Ana y Silvia Isábal Mallén, comisaria de la Exposición del 125º aniversario, relatan qué significó aquel hito histórico y nos detallan el cotenido de esta muestra, para los que la han disfrutado y para los que no han podido visitar.

Entre los ríos Cinca y Noguera-Ribagorzana y su desembocadura en el Segre, limitada al norte por los Yesos de Barbastro (formación diapírica de una inacabable sucesión de margas, areniscas y yesos), se encuentra la comarca de la Litera. Una meseta esteparia de cerros yesosos y áridos que parecen rechazar la vida.

Contra esa barrera de yesos se levantan formaciones de areniscas dibujando cerros de contorno festoneados  y, más abajo, hacia el sur, se extienden hasta perder la vista en el Cinca, los ondulantes terrenos generalmente arcillosos que se depositaron cuando era un fondo marino. El suelo fuerte y arcilloso solo espera la acción del agua para ofrecer abundantes cosechas de toda especie. Esos ricos terrenos miden más de 1000 kilómetros cuadrados. Dicho de otro modo, unas 105.000 hectáreas que constituyen la actual zona regable del canal de Aragón y Cataluña.

Varias fueron las tentativas que persiguieron regar esta comarca desde tiempos de Carlos III. Era un deber proporcionar el agua a unos pueblos sedientos que llegaron a sufrir sequías de doce años seguidos. Sus habitantes solo podían proporcionarse el líquido abriendo zanjas en las laderas de arenisca (aljibes) o recogiendo las aguas pluviales en las depresiones de las llanuras (balsas). Cuando estas aguas se agotaban, se veían en la necesidad de ir a buscarlas en los lejanos ríos o tomarlas por turno —ya en el siglo XIX—, de las cisternas que el ferrocarril llevaba a las poblaciones más importantes.

Y sin embargo, el agua necesaria para fertilizar esos estériles campos se hallaba muy próxima; al norte de esa barrera de yesos que forma el lado superior del marco que encierra la Litera baja del Pirineo un río caudaloso, el Ésera. Todos los planes de riego de la Litera han tenido siempre por base su aprovechamiento.

El mítin de Binéfar

Este 9 de agosto se han cumplido los 125 años del mitin de Binéfar, una jornada reivindicativa y multitudinaria en la que unas 10.000 personas se congregaron para reclamar la construcción del canal de Aragón y Cataluña. Se trata de un acto hasta ahora prácticamente desconocido pero que, tal y como están revelando las últimas investigaciones históricas, resultó decisivo para que el Estado se hiciera cargo de las obras y el regadío se convirtiera, por fin, en una realidad.

El mitin fue ideado por el entonces vicecónsul en Argentina Manuel María Coll y estuvo organizado por un grupo de binefarenses entre los que se encontraban su hermano Benito y el entonces alcalde Miguel Bañeres y contó con una serie de elementos que lo diferenciaron claramente de otros mítines que se habían celebrado con anterioridad.

El más llamativo desde luego fue su carácter multitudinario y es que en esa jornada llegaron a Binéfar miles de personas de toda el área regable. De ellos, algunos lo hicieron en tren, como el comercio y los representantes de Lérida, pero otros lo hicieron tras realizar largas caminatas a pie de cuatro y cinco horas.

El mitin tuvo lugar en lo que hoy es la plaza de La Litera, atestada de gente incluso en tejados, balcones y buhardillas

Otro aspecto diferente es que en él no solamente participaron agricultores, sino que fueron convocados todos los elementos de la sociedad: jornaleros, profesionales, comerciantes, la prensa e incluso el clero, que ayudó a transmitir la idea de que la petición de agua respondía a una necesidad social y es que la comarca agonizaba tras largos años seguidos de sequía, por lo que sus habitantes habían emprendido el camino de la emigración.

Distinto era también su planteamiento, ya que no se trataba de un mitin para que políticos y propietarios reclamaran al Estado la construcción del canal, sino que en Binéfar el pueblo fue el que convocó a los políticos —en los que había dejado de confiar— para que rindieran, ante él, cuentas de su gestión y para exigirles que se comportaran como representantes de sus votantes y no de los partidos políticos a los que pertenecían.

El mitin tuvo lugar en lo que hoy es la plaza de La Litera, atestada de gente incluso en tejados, balcones y buhardillas. Desde la tribuna, los oradores pronunciaron discursos muy combativos en los que llegaron a llamar a la desobediencia civil si sus peticiones no eran atendidas.

Sin embargo, el principal acuerdo que se tomó en el mitin de Binéfar fue el envío de una comisión que debía trasladarse a Madrid con el objetivo de entrevistarse con ministros, senadores y diputados de los dos partidos mayoritarios e incluso con el presidente del Consejo de Ministros para convencerles de la necesidad de la obra.

Esta comisión, muy variopinta y que basó su mensaje en el estado de pobreza en que se encontraba la comarca, estuvo formada por todos los parlamentarios de las provincias de Huesca y Lérida; los obispos de Barbastro y Lérida, y varios alcaldes y representantes de ayuntamientos de la zona. Grande debió ser su poder de convicción cuando, en poco más de una semana, consiguieron su objetivo y el Congreso y el Senado aprobaron, sorpresivamente, sin enmienda ni oposición alguna, el proyecto de ley que encargaba al Estado la continuación de las obras del canal, que fue convertido en ley el 5 de septiembre de 1896. Se cerraba así un largo camino que se había iniciado en el siglo XVIII.

Si multitudinario fue el mitin, el recibimiento de los comisionados no se quedó atrás y en la estación de Binéfar se congregaron también cientos de personas llegadas desde todos los pueblos de la comarca, acompañadas por varias agrupaciones musicales. Como expresaba un medio de la época, Binéfar ese día engalanó «desde las casas más pobres hasta la torre de la iglesia».

Exposición conmenorativa 125 aniversario

La exposición organizada por el Ayuntamiento de Binéfar, que ha podido contemplarse durante los meses de agosto y septiembre en su Salón de Exposiciones,  ha pretendido dar a conocer esa jornada histórica, rindiendo así homenaje a los que la hicieron posible y mostrando la estrecha vinculación de Binéfar con esta obra, que es uno de los pilares sobre los que se ha asentado el desarrollo económico y demográfico de la villa.

En Binéfar se publicó Agricultura, el único periódico nacido con la pretensión de aglutinar las demandas de los regantes de toda el área de influencia del canal, que también ha contado con presencia en la exposición.

Para ello se confeccionaron una serie de paneles que explicaban la historia del mitin situándolo en el contexto de la historia del canal de Aragón y Cataluña.

Entre panel y panel, una serie de fotografías —algunas de ellas inéditas— cedidas por la Confederación Hidrográfica del Ebro, el Centro de Estudios Literanos y el Archivo Municipal, recreaban el proceso de construcción del canal, sus obras singulares y el momento de su inauguración, no pudiendo faltar tampoco imágenes de dos edificios binefarenses vinculados estrechamente con él: la Estación de Estudios de Aplicación de Riegos —actual sede comarcal— y la sede de la Comunidad General de Regantes del Canal de Aragón y Cataluña.

No podemos olvidar tampoco que en Binéfar se publicó Agricultura, el único periódico nacido con la pretensión de aglutinar las demandas de los regantes de toda el área de influencia del canal, que también ha contado con presencia en la exposición.

Cartel de la exposición conmemorativa

También se han podido contemplar en ella una serie de maquetas que representan varios puntos del canal y que ayudan a comprender su funcionamiento. Estas maquetas, ya centenarias, han sido cedidas por la Confederación Hidrográfica del Ebro y fueron exhibidas por primera vez en la Exposición Hispano-Francesa que tuvo lugar en Zaragoza en 1908, en la que el canal de Aragón y Cataluña contó con sección propia.

Desgraciadamente, no se cuenta con material gráfico de aquella lejana jornada del 9 de agosto de 1896, por lo que se ha intentado paliar ese déficit con un documental que, además de mostrar distintos aspectos del canal, recrea esa jornada histórica.

Este documental se ha podido contemplar en el Salón de Actos del Ayuntamiento de Binéfar durante el tiempo que ha estado abierta la exposición. Además, se ha entregado a los visitantes una pequeña publicación que contiene algunos fragmentos de la repercusión del mitin de Binéfar en la prensa de la época. También se ha previsto la entrega de una versión de la historia en formato cómic a los grupos escolares que han visitado la exposición una vez iniciado el curso escolar.

El Mitin de Binéfar no solamente fue importante por sus consecuencias, en este caso la aprobación de la Ley por la que el Estado se hizo cargo de las obras del canal —ley que abrió el camino para la realización de otras grandes obras hidráulicas— sino porque su revisión ahora, más de un siglo después, resulta un ejemplo del poder que puede llegar a tener una sociedad unida, y es que en Binéfar las 10.000 personas que se congregaron lo hicieron al margen de clases sociales, de ideologías políticas y religiosas y de rencillas municipales o regionales.

Además de las instituciones citadas (CHE, CELLIT), la exposición ha contado también con la colaboración de la Diputación Provincial de Huesca y de la Comunidad General de Regantes del Canal de Aragón y Cataluña en cuya sede, el día de su inauguración y dentro de los actos conmemorativos del mitin, se inauguró una escultura que es una réplica de la compuerta con la que el rey Alfonso XIII inauguró el canal el 2 de marzo de 1906.

Inauguración de la réplica de la compuerta con la que inauguró el canal el rey Alfonso XIII el 2/3/1906 frente a la sede de la Comunidad de Regantes del Canal de Aragón y Cataluña. Están presentes: los presidentes de la Diputación de Huesca y de la Comunidad General de Regantes, el alcalde y el concejal de Cultura del Ayuntamiento de Binéfar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s