50 aniversario de la inauguración del embalse de Santa Ana

El embalse de Santa Ana, en el río Noguera Ribagorzana ha cumplido 50 años. Una efeméride muy destacada para una infraestructura que abastece a cerca de 130.000 personas, nutre al Canal de Piñana y parte del Canal de Aragón y Cataluña para el regadío y tiene usos hidroeléctricos. De la mano de Felix Andreu, encargado en la Confederación Hidrográfica del Ebro de este embalse, y autor de este texto, vamos a conocer más la historia de su construcción, su inauguración y el valor en el territorio.

El 12 de noviembre se conmemoró el 50 aniversario de la inauguración del embalse de Santa Ana por parte del entonces príncipe Juan Carlos de Borbón, que vivió en nuestra provincia una jornada repleta de actos que comenzaron en Huesca y continuaron en Barbastro, donde inauguró la canalización del río Vero. El retraso provocado por la niebla, que impidió el aterrizaje del avión que trasladaba al príncipe, marcó el resto de la jornada.

Tras Barbastro, la comitiva que acompañaba al príncipe, que incluía al ministro de Obras Públicas entre otras muchas autoridades, se dirigió hacia la presa de Santa Ana atravesando Tamarite —engalanado con alfombres de flores—, Alcampel y Castillonroy.

En la presa fue recibido por el subdirector de Obras Hidráulicas, Juan Domecq; el alcalde de Castillonroy, Joaquín Mazarico; el obispo de Lérida, don Ramón Malla Call; el gobernador civil de Lérida, José Aparicio Calvo y la junta de gobierno del Sindicato de Regantes, presidida por Antonio Bernardó. Más de tres mil personas se habían congregado en las explanadas en torno a la presa aclamando al príncipe.


En el acto, el ingeniero Fernando Hué explicó primeramente al príncipe las características de las obras, que fueron seguidas con gran atención. A continuación bendijo el obispo de Lérida y después dieron comienzo las intervenciones de los oradores.

Tuvo lugar también la entrega de algunas medallas conmemorativas, entre ellas a Matilde Muñoz Montes, viuda de uno de los obreros muertos durante las obras. Después S.A.R. pulsó el botón que puso en marcha las compuertas y aliviaderos en medio de grandes aclamaciones y vítores de la multitud. Por último, en la casa de administración del embalse, el delegado del Gobierno en la C. H.E. hizo entrega a don Juan Carlos de un artístico álbum donde se recogía el relato del viaje que su abuelo, Alfonso XIII, hiciera para inaugurar las obras del canal de Aragón y Cataluña en 1906 y de una medalla conmemorativa. Quedaban de esta forma inaugurados el embalse de Santa Ana a la vez que el canal de Enlace.


Reanudada la marcha, la comitiva se detuvo breves momentos en Alfarrás para continuar viaje hasta Binéfar, donde el príncipe inauguró la nueva sede del Sindicato Central de Riegos del canal de Aragón y Cataluña y participó en el almuerzo que había organizado el Sindicato en el Salón Palermo para quinientas personas. A las cinco y media de la tarde, el príncipe, ministro y demás personalidades emprendieron viaje de regreso a sus puntos de destino, dándose por finalizados los actos.


Hasta aquí, la crónica de un día pleno de actos que suponen un hito histórico. Tanto en cuanto nos recuerdan que lo que hoy somos, es debido al gran esfuerzo colectivo que se hizo en su día por parte de unas generaciones de posguerra que con pocos medios, grandes sacrificios y un gran capital humano, permitieron desarrollar estas comarcas y convertirse en punta de lanza de la agricultura y ganadería del país.


Presentemos ahora lo que estas obras públicas supusieron desde varias perspectivas.

El valor de la infraestructura


El embalse de Santa Ana actúa de contra-embalse de todo el sistema hidroeléctrico del río Noguera-Ribagorzana, permitiendo a los aprovechamientos anteriores una gran elasticidad en los regímenes de desembalse que únicamente habrán de atender a las curvas de consumo eléctrico, sin preocupación por el régimen de regadíos más que en el aspecto anual o plurianual.


El origen del embalse hay que buscarlo en 1913, cuando el ingeniero Manuel Servet redactó un proyecto de una presa de 83 m de altura en el estrechamiento denominado Puente del Diablo, que sirvió de base a la concesión otorgada por R.O. de 30 de mayo de 1917 a Domingo Sert Badía.

En esta concesión la Administración ya preveía la facultad de que el Estado dispusiera del volumen de agua necesario para los riegos derivados del canal de Aragón y Cataluña.


Después de varias vicisitudes y de los estudios realizados por la C.H.E. sobre la regulación del río Noguera-Ribagorzana, la Dirección General de Obras Públicas —el 25 de junio de 1936—, ordenó dar la mayor actividad a la redacción del proyecto del pantano de Santa Ana, que fue presentado el 31 de enero de 1939 por Fausto Gómez Simón y aprobado definitivamente el 8 de enero de 1948.


Entre ambas fechas, el 5 de abril de 1946, fue otorgado al Instituto Nacional de Industria el aprovechamiento hidroeléctrico integral de la cuenca del río Noguera-Ribagorzana.


Por Decreto de 1 de junio de 1951 se dispuso la construcción del Pantano de Santa Ana. El 4 de julio de 1953 fue adjudicada la ejecución de las obras a la empresa ENHER.


Las obras comenzaron el 11 de septiembre de 1953 dirigidas por el ingeniero Miguel Urquijo Landaluce y se dieron por finalizadas el 24 de marzo de 1964. Pasaron al servicio de explotación el 3 de octubre de 1969.


El impacto sociológico


Dado que la sociología estudia los fenómenos colectivos producidos por la actividad social de los seres humanos, dentro del contexto histórico-cultural en el que se encuentran inmersos, qué duda cabe que esta obra influyó de manera notoria, definitiva e irreversible en las comarcas y poblaciones afectadas.


Poblaciones como Castillonroy, Alfarrás, Camporrells, Estopiñan y Pont de Suert vieron aumentar su población durante las décadas de los 50, 60 y70 debido a las obras que se hacían a lo largo de la cuenca del Noguera-Ribagorzana ( Canelles, Santa Ana, Escales, Baserca,etc).

Esto supuso que hubiera un proceso migratorio interior, del sur de España principalmente, provocado por la gran cantidad de mano de obra necesaria para su construcción. Pensemos por ejemplo, que en Santa Ana y Canelles llegaron a trabajar entre las 1500 y 2700 personas respectivamente. Era una masa de gente que necesitaba de unos servicios y que no se disponían. Hubo que alquilar viviendas, crear poblados y barracones de obra, escuelas, tiendas, bares y cines. Ello dinamizó la economía, repercutiendo positivamente en la zona.


Por el contrario y de manera dolorosísima, poblaciones como Boix y Tragó de Noguera fueron afectados por la expropiación forzosa y condenados a sucumbir bajo las aguas y al olvido. En ambos pueblos, fue expropiado la práctica totalidad del término 4.000 has, 300 edificios. Recabar datos del catastro, registro de la propiedad, amillaramientos. Tasaciones de más de un millar de fincas, calcular indemnizaciones y verificar el pago de las mismas ( 5 de octubre de 1961).


Como curiosidad el último acto oficial en el pueblo de Boix, fue la boda del propio alcalde Francisco Polo Pallerol acompañado de los 45 vecinos que quedaban. En adelante solo quedará el silencio eterno. Y, como dijo Fragoso del Toro en su discurso ante el príncipe el día de la inauguración “saber gobernar, es regar”.


Características de la obra


• Presa de gravedad de planta curva de 200 m de radio
• 71 m de altura sobre el río y 101 m sobre cimientos
• 240 m de longitud de coronación
• 367.284 m3 de hormigón en masa, siendo la ejecución máxima mensual en junio de 1956 con 31.000 m3 y la máxima diaria 1.400 m3
• Cota de coronación: 380.30 msnm
• Capacidad máxima: 236 hm3
• Superficie del lago: 768.85 has
• Longitud del embalse: 15 km y 32 km de costa perimetral
• Aliviadero superior con 3 alzas de 17,3 x 7,4 m capaz de desalojar la máxima avenida de proyecto de 1.920 m3/s
• 2 desagües de fondo, uno en cada margen de 200 m3/s de desalojo total
• Canal de Enlace con tres vanos y 26.1 m3/s de capacidad de transporte y 5,8 km de recorrido hasta Coll de Foix

COSTES
• Presa: 235.493.799 pts.
• Desviación del río, carretera y viviendas: 17.893.523 pts.
• Expropiaciones : 35.000.000 pts.
• TOTAL: 288.387.322 pts.
• Canal de Enlace: 372.000.000 pts.


APROVECHAMIENTO AGRICOLA
Además de salvar los estiajes de la zona del canal de Piñana —14.000 has—, que veía reducido su caudal en verano a menos de la mitad del necesario, se mejora notablemente la dotación del canal de Aragón y Cataluña con aportación de 230 hm3 en año medio para las 98.000 has que domina.
Por otra parte, aporta caudales a los riegos de Algerri-Balaguer —8.000 has— y está prevista su aportación a los riegos expectantes de la Litera Alta —8.000 has— desde la firma del Pacto de Piñana en 1992, que tuvo lugar en el mismo embalse.


OTROS APROVECHAMIETOS
El abastecimiento de Lérida, que venía tomando sus aguas del canal de Piñana, ha visto mejorada su calidad, tanto física como bacteriológicamente, al tomar las procedentes del embalse de Santa Ana. Este abastece igualmente a varios núcleos poblacionales de su entorno. La nueva tubería porta un caudal de unos 800 l/s.
Igualmente como aprovechamientos se pueden considerar aquellos como navegación, caza, pesca, senderismo y montañismo, dada la excepcionalidad del entorno.

2 comentarios en “50 aniversario de la inauguración del embalse de Santa Ana

  1. Pingback: 95 Aniversario de la Confederación Hidrográfica del Ebro, cuenta atrás para el centenario | Conocer la CHE y la gestión del agua

  2. Pingback: 95 Aniversario de la Confederación Hidrográfica del Ebro, cuenta atrás para su centenario | Conocer la CHE y la gestión del agua

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s