PROTEGIENDO NUESTROS ECOSISTEMAS ACUÁTICOS: Cómo disfrutar de nuestros ríos y embalses al tiempo que los protegemos

¿Qué es una declaración responsable para navegar? ¿Cómo la solicito? ¿Qué protocolos de desinfección debo seguir? ¿Cuáles son las novedades en las normativas de navegación? ¿Qué embalses están afectados por mejillón cebra en la actualidad? Todo esto y mucho más se responde en este artículo de nuestra Oficina de Navegación que nos enseña a disfrutar de ríos y embalses al tiempo que protegemos los ecosistemas acuáticos.

Nuestra querida cuenca posee una riqueza increíble asociada al entorno de ríos y embalses y, por supuesto, al agua como recurso lúdico y de disfrute de la población.

La actividad náutica y recreativa en embalses y ríos ha experimentado en el siglo XXI un increíble aumento. Cada vez somos más los usuarios que disfrutamos de la navegación en la cuenca.

Para desarrollar esta actividad es necesario presentar una Declaración Responsable en la que el usuario se compromete a cumplir una serie de requisitos mínimos que garantizan su seguridad, la del resto de navegantes y por supuesto, el cuidado y respeto hacia el medio hídrico, que permite que se realicen estas actividades

El compromiso con actuaciones tan sencillas como la limpieza de la embarcación al salir del agua y el secado de equipos o complementos de baño tienen una importancia crucial protegiendo nuestro medio. De este modo disfrutamos al tiempo que protegemos.

Las embarcaciones declaradas en 2019 y a las que se ha permitido navegar en la cuenca han sido 3.244, dato que refleja este gran interés sobre esta actividad. Todos los navegantes que se acercan a ríos y embalses quieren disfrutar de ellos en su máxima plenitud desde la consciencia y el respeto, conociendo la importancia de este medio y todos los usos que de él se derivan y de los que todos somos usuarios (desde el agua de boca al uso hidroeléctrico), sin olvidar la diversidad de especies que son parte intrínseca del mismo.

 

Foto 1. Batiste en embarcación_mala calidad

 

Prácticas sencillas como vaciar el agua que pueda quedarse alojada en nuestra embarcación después de navegar, limpiar cualquier resto de vegetación o material adherido a la embarcación o al material que hemos utilizado y secarlos, puede ayudar a preservar la salud de nuestros ecosistemas acuáticos.

  • Amenaza sobre nuestros ríos y embalses

Las especies exóticas invasoras (EEI), principalmente el mejillón cebra, la almeja asiática y el caracol manzana, así como otras especies acuáticas que podrían llegar a nuestra cuenca, alteran el ecosistema, impidiendo el disfrute de los múltiples usos, tan fundamentales, que le damos al agua en nuestra cuenca.

Navegar por los distintos embalses de las cuencas fluviales y trasladar las embarcaciones desde una masa de agua a otra es una práctica de riesgo, ya que podemos ser vectores de dispersión. Las larvas de especies como el mejillón cebra o la almeja asiática, que son invisibles al ojo humano, pueden adherirse a los objetos que hayan estado en contacto con el agua y viajar como polizones a otros ríos o embalses de nuestra cuenca o de otras cuencas cercanas.

  • Pero, ¿qué es un vector de dispersión?

Todo agente que puede trasladar individuos (larvas, adultos u otra forma de la especie) desde una masa afectada a una no afectada.

Intencionadas o accidentales, las formas de introducción y dispersión de las EEI son muy variadas y tienen un origen diverso (antrópico y natural), lo que permite que algunas de ellas puedan y deban ser controladas desde los organismos de gestión.

Entre los vectores más conocidos del mejillón cebra se encuentra la navegación recreativa, la pesca deportiva, las actuaciones de extinción de incendios…en definitiva, cualquier movimiento de aguas de una masa a otra … Los organismos que gestionan los diferentes posibles vectores deben establecer sus protocolos específicos de desinfección con el fin de minimizar el riesgo de traslado de estas especies.

 

FOTO2

  • Medidas aplicadas en la navegación de la cuenca del Ebro

La Oficina de Navegación lleva 19 años trabajando para que la población de mejillón cebra que se detectó en el 2001 en los embalses de Flix y Ribarroja, no se expandiera de manera exponencial como se esperaba, y esta ralentización se ha conseguido.

En 2020 la situación de invasión del mejillón cebra es la siguiente:

  • 17 embalses afectados con presencia de la especie (adultos o larvas) y navegación permitida: Barasona, Búbal, Calanda, Estanca de Alcañiz, Flix, Guiamets, Lanuza, Mequinenza, La Sotonera, La Tranquera, Rialb, Ribarroja, San Lorenzo de Mongay, Sobrón, Talarn, Ullivarri, Urrúnaga
  • 1 embalse afectado con navegación suspendida: Caspe II o Civán
  • 7 embalses protegidos con navegación permitida: Alloz, El Ebro, El Grado, González Lacasa, Ibón de Panticosa, Mediano, Yesa
  • 5 embalses protegidos con navegación suspendida (Alba, Las Torcas, Maidevera, Mezalocha, Moneva).

En definitiva, 18 embalses afectados de los 55 embalses navegables actuales y 12 embalses protegidos por estar en riesgo de asentamiento de mejillón cebra, pues en varios análisis se ha detectado presencia larvaria de la especie, aunque no se ha constatado su presencia.

La navegación en los embalses clasificados como afectados (Tipo C) o protegidos (Tipo P) es exclusiva, es decir, quien declarar navegar en uno de estos embalses, no puede navegar en ninguna otra masa de agua de la cuenca. Esta exclusividad se traslada también en el caso de los ríos, al tramo final del río Ebro (desde la descarga de la central eléctrica de Flix  hasta el puente del Estado en Tortosa), debido al caracol manzana, molusco invasor confinado hasta la fecha en el delta del Ebro.

Foto 3. Mapa

  • Protocolos de desinfección para evitar la dispersión

Desde el 2002, la normativa de navegación se ha centrado en la obligatoriedad de cumplir los protocolos de desinfección de embarcaciones y material asociado establecidos.

¿Dónde aplicar los protocolos? En las masas de agua afectadas por mejillón cebra u otras especies, como el caracol manzana, y masas de agua protegidas, por la presencia puntual de larvas en los análisis realizados en la red de seguimiento de la especie.

¿Para qué aplicarlos? Para evitar que la especie no se traslade a masas de agua libres de estas especies, si el navegante usaba su embarcación en otras masas diferentes a las anteriores.

 Son obligatorias medidas de limpieza en embarcaciones y material asociado debido a estas EEI:

  • Mejillón cebra: medidas a aplicar en las masas de agua de toda la cuenca del Ebro. Actualmente está vigente la obligación de desinfectar las embarcaciones en estaciones de desinfección oficial al entrar y salir de las masas de agua afectadas y protegidas. Como resultado, se entrega un ticket de desinfección que puede ser solicitado por cualquier agente de la autoridad con competencia medioambiental. En el resto de masas de agua, libres de la especie, se recomienda realizar estas medidas de limpieza, pero no son obligatorias.

 

  • Caracol manzana: en el tramo inferior del río Ebro, concretamente desde Mora la Nova hasta el puente del Estado de Tortosa, zona demarcada para el control de esta especie dentro de los límites competenciales de este Organismo de cuenca, es obligatoria la inspección de la embarcación en tres puntos: Mora de Ebro (para la navegación ascendente en dirección Tortosa a Flix), Benifallet (para la navegación descendente en dirección Tortosa desde Flix) y en la exclusa de Xerta (tanto en sentido descendente (dirección Flix a Tortosa) como en sentido ascendente (dirección Tortosa a Flix)).

 

La limpieza de embarcaciones, equipos, complementos de baño y maquinaria ha sido la principal medida que este Organismo de cuenca ha implementado para evitar la dispersión de EEI por los navegantes. Junto a ella, la Confederación ha establecido una navegación exclusiva en aquellas masas de agua en las que se ha detectado mejillón cebra o caracol manzana y en las que se ha considerado prioritario proteger. El objetivo: permitir la navegación al tiempo que evitamos la expansión de EEI en la cuenca por el vector de dispersión de la navegación, competencia de este Organismo

 

  • ¿Quiénes deben revisar, limpiar y secar antes de dirigirse a otra masa de agua?

Los considerados vectores, que hayan estado en contacto con aguas con presencia de EEI constatadas o cualquier persona que cambie de una masa de agua a otra, por simple prevención.

ABRE Y CONSULTA EN ESTE ENLACE ESTA TABLA INFORMATIVA

QUÉ DEBEMOS DESINFECTAR Y CUÁNDO

2020_cuadro artículo_v2

 

Puedes acceder a un vídeo práctico sobre desinfección AQUÍ
  • Una herramienta que facilita la limpieza: las estaciones de limpieza

Las estaciones de limpieza o desinfección tienen un sencillo funcionamiento, ya que básicamente funcionan como un lavadero de coches a presión, y se ubican en puntos cercanos a los embalses clasificados como afectados (Tipo C) o protegidos (Tipo P).

La limpieza no sólo evita la dispersión de estas especies, sino que además ayuda a un buen mantenimiento de la embarcación y de los equipos.

En una estación de limpieza oficializada por la CHE, la limpieza y desinfección de la embarcación y resto de material se realiza por tres factores:

  • Temperatura: aproximadamente a 60 grados. El calor afecta a la viabilidad de las larvas de mejillón cebra.
  • Presión del agua: aproximadamente unos 110-160 bares, que permite soltar las larvas del material al que se ha fijado.
  • Cloración del agua usada: normalmente, las estaciones utilizan agua de la red de abastecimiento de las poblaciones cercanas. El cloro es un elemento más que inactiva a la especie, si bien es necesario un tiempo de contacto para que ejerza su acción. Por eso, es el factor menos relevante de todos.

Tras realizarse la limpieza en una estación, el encargado de la misma expenderá un ticket de desinfección que acredita al usuario haber cumplido la normativa ante cualquier agente de la autoridad que lo solicite.

 

 

Todo embalse afectado o protegido necesita un punto de desinfección o limpieza en sus inmediaciones, si no, la navegación en sus aguas se prohíbe temporalmente hasta que una administración interesada en fomentar la navegación en dicho embalse, la habilite.

 

Mapa de localización de la estación de limpieza del embalse de Yesa, asociado a la cartelería de campo divulgativa de mejillón cebra:

FOTO 5

Localización de estaciones desinfección en la cuenca del Ebro: (VISITA TAMBIÉN NUESTRO VISOR CARTOGRÁFICO SITEbro)

FOTO 6

 

Una acción sencilla como la limpieza de tu embarcación en una ESTACIÓN DE DESINFECCIÓN evita la introducción o dispersión de especies como el mejillón cebra y la almeja asiática (difíciles de ver en sus estadios iniciales de vida) e impide la introducción de otras especies que amenazan la cuenca del Ebro

 

  • Futuro normativo

Actualmente, la Oficina de Navegación está planteando un cambio de directrices en la normativa de navegación, con el fin de proteger de manera más contundente aquellos embalses que todavía siguen libres de mejillón cebra y otras especies, ya presentes en otros puntos de la cuenca del Ebro (almeja asiática, caracol manzana, …).

 

Artículo escrito por Munia Lanao y Antonia Anadón. Asistencias Técnicas de Tragsatec. Supervisión Elena Pérez, responsable de la Oficina de Navegación Confederación Hidrográfica del Ebro

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s