HISTORIA DE DOS CONFEDERACIONES: LA(S) CHE(S) ENTRE 1936 Y 1939

Te invitamos a descubrir parte de la historia de la Confederación a través de una interesante investigación a partir de diversas fuentes documentales que nos recuerda y explica cómo quedó dividida la Confederación Hidrográfica del Ebro en los años de la Guerra Civil.

Un artículo de Adolfo Gutiérrez, jefe de Servicio de Concesiones y Autorizaciones I.

 

1.-Algunas aclaraciones previas

La Guerra Civil es, quizá, el acontecimiento más conocido de la historia de España dentro y fuera de nuestras fronteras. Se podrían contar por miles los escritos a que ha dado lugar.

El desgarro de todo un país inevitablemente tuvo repercusiones sobre numerosos ámbitos, siendo la Confederación Hidrográfica del Ebro uno entre muchos. Sin embargo, no ha sido objeto de demasiada atención, lo cual se explica, probablemente, porque desde el punto de vista económico o ingenieril, supone un paréntesis de escasa actividad, mientras que desde el punto de vista del desarrollo general de la guerra y del marco político-social de la misma, representa un aspecto secundario o de detalle.

Podríamos decir que han aparecido cosas sorprendentes, algunas de las cuales sugieren que una investigación de las fuentes documentales u orales directas, si todavía existen, podría ser de gran interés

Mediante publicaciones sobre la historia o la actividad de la Confederación en ciertos periodos, documentos elaborados dentro del mismo Organismo, se pueden conocer bastantes más datos. En esta línea, cabría destacar de modo particular la Memoria del periodo 1936-1945, centrada en cuestiones tales como ejecuciones de obra, gastos o personal, aunque con alusiones fácilmente previsibles, teniendo en cuenta que se redacta seis años después del final de la Guerra Civil.

Mucho más recientemente, el libro “Confederación Hidrográfica del Ebro: 1926-2001. Apuntes para una historia”, de Mariano Barrera, antiguo Secretario General del Organismo, realiza una detallada crónica de la actividad de los primeros setenta y cinco años de la CHE que también aborda aspectos del periodo del 36 al 39 que incluye datos sobre proyectos, obras o aspectos institucionales y financieros, entre otros.

Pero la modesta aspiración de este sencillo artículo es detenerse en algunas referencias recogidas en los boletines oficiales de la época, publicaciones que, entonces y ahora, son “tablón de anuncios” obligado en numerosas circunstancias de la vida administrativa.

Aunque tal propósito pudiera parecer de dudoso interés a primera vista, lo cierto es que las extraordinarias vicisitudes de esos momentos se evidencian meridiana y frecuentemente en esas páginas, ilustrando con sorprendente claridad los acontecimientos generales, extensamente descritos por la inabarcable bibliografía existente sobre el tema, y permitiendo, con la ayuda de esta y de los trabajos más específicos sobre la CHE ya aludidos, una visión más de la época. Podríamos decir que aparecen cosas ciertamente sorprendentes, algunas de las cuales sugieren que una investigación de las fuentes documentales u orales directas, si todavía existen, podría ser de gran interés. Cabe señalar que como los firmantes, los lugares y la terminología resultan casi tan expresivos como el mensaje que transmiten, a lo largo de este artículo se ha optado por realizar citas casi íntegras en la mayoría de los casos (aunque siempre precedidas de una breve descripción de su contenido, por si la lectura completa de cada disposición no resulta de interés).

Me gustaría pensar que esta reducida contribución pueda animar a que otras personas con una experiencia propia u otros datos sobre aquellos convulsos años nos aporten su conocimiento, evitando, sencillamente, la pérdida de algo irrecuperable.

Una última aclaración que tiene su importancia: ¿por qué decimos boletines oficiales si nos referimos a lo que hoy es el Boletín Oficial del Estado? Porque su denominación ha variado a lo largo del tiempo y porque en determinados periodos había más de un boletín (en particular, durante la Guerra Civil, en la que tenemos uno por zona). El  siguiente cuadro resume los nombres, periodos y zonas de cada uno (adaptado de http://www.boe.es/buscar/ayudas/gazeta_ayuda.php ):

DENOMINACIÓN DEL BOLETÍN (ENTRE PARÉNTESIS: ÁMBITO ESPACIOTEMPORAL

DE PUBLICACIÓN DURANTE LA GUERRA CIVIL)

PERIODO DE PUBLICACIÓN DEL BOLETÍN
Gaceta de Madrid

(publicado en zona republicana desde el 25 de julio de 1936

hasta el 8 de noviembre de 1936)

1697 – 8 de noviembre de 1936
Boletín Oficial de la Junta de Defensa Nacional de España

(publicado en zona nacional en el mismo periodo)

25 de julio de 1936 – 2 de octubre de 1936
Gaceta de la República: Diario Oficial

(publicado en zona republicana en el mismo periodo)

10 de noviembre de 1936 – 28 de marzo de 1939
Boletín Oficial del Estado

(publicado en zona nacional desde el 2 de octubre de 1936

hasta el 1 de abril de 1939, último día de la Guerra)

2 de octubre de 1936 – 27 de febrero de 1961

2.-Una pequeña introducción: de dónde surgen las Confederaciones Hidrográficas (con diez años de vida en 1936)

La puesta en regadío de grandes extensiones de la España seca como forma de superar el secular atraso de nuestro país es la idea general en la que cabe enmarcar una iniciativa como la creación de las Confederaciones Hidrográficas. Ello es perfectamente entendible, teniendo en cuenta, por una parte, que nos encontrábamos en un país netamente agrícola (con más de la mitad de su población ocupada en esta actividad), y por otra, que había mucha agua pero mal repartida para estos propósitos, tanto en el sentido espacial como en el temporal.

Agronomía LA MELUSA JULIO 1920

Fuente: Fondo fotográfico de la CHE

Joaquin Costa personifica este propósito y la expresión que aparecerá en lo sucesivo vinculada a él, “política hidráulica”, lo resume. En un sentido práctico, “política hidráulica” se traduce en la construcción de presas (que permiten almacenar las abundantes aguas invernales y primaverales para la época estival), de canales y acueductos (para conducir el agua hasta las zonas regables) y en la transformación de las superficies de cultivo en zonas aptas para el riego (con la disposición de las conducciones necesarias, así como la división, nivelación y parcelación oportunas). Además, el Estado adquiera un papel central como promotor de este tipo de actuaciones.

Dos Reales Decretos, de 5 marzo de 1926, dan carta de naturaleza a unos nuevos organismos destinados a ejecutar la política hidráulica a nivel de cuenca: las Confederaciones Sindicales Hidrográficas, dentro de las cuales la primera en ser creada (segundo de los dos Reales Decretos mencionados) va a ser la del Ebro, cuya importancia posterior no se deberá tanto a esta circunstancia cronológica como al hecho de ser la única que realmente lleve a la práctica, en estos años, estos nuevos planteamientos.

Manuel Lorenzo Pardo 2

Fuente: Fondo Fotográfico de la CHE

El Ingeniero de Caminos Manuel Lorenzo Pardo, además de haber jugado un papel esencial en la creación de los nuevos organismos, será decisivo en los primeros años de andadura de la Confederación Hidrográfica del Ebro desde su puesto de Director Técnico. La interesante biografía sobre el personaje realizada por José Ramón Marcuello y publicada en 1990, desarrolla con detalle las circunstancias de estos años.

3.-La Confederación y algunos grandes sistemas hidráulicos de la cuenca. Principales rasgos en 1936

La Orden Ministerial de 7 de septiembre de 1935  aprueba el Reglamento de la Confederación Hidrográfica del Ebro que rige al inicio de la Guerra Civil y consituye nuestra norma de referencia  pues, utilizando  las palabras de Mariano Barrera en la obra antes aludida, “no en vano es la que pautará su actividad durante muchos años”. Cómo se organizaba, dónde establecía su sede, quiénes formaban parte de ella,…son las cuestiones principales que encontramos en dos artículos concretos: el 4º y el 72º, que dicen así:

(Órganos de la CHE)Artículo 4.-Administración de la Confederación. La Confederación estará administrada por un Delegado del Gobierno de la República, designado en Consejo de Ministros a propuesta del de Obras públicas; por una Asamblea y por una Junta de gobierno. La Asamblea y la Junta de gobierno estarán formadas con elementos designados por el Gobierno y por los usuarios, en la forma que este Reglamento determina, siendo presididas por el Delegado. La Dirección Técnica estará regida por el Ingeniero Director, que será nombrado por el Ministro de Obras públicas y habrá de ser, necesariamente, un Jefe del Cuerpo de Caminos, Canales y Puertos, dependiendo directamente de la Dirección general de Obras hidráulicas.” 

(Composición de la Junta de Gobierno)Artículo 72. Composición.—La Junta de Goberno de la Confederación estará constituida en la siguiente forma:

El Delegado de Gobierno,  Presidente.

El Ingeniero Director

El Abogado del Estado Jefe de la Provincia

El Ingeniero Jefe de la División Hidráulica

El Delegado del Ministerio de Hacienda

Quince Vocales síndicos elegidos por la Asamblea y de los cuales ocho pertenecerán a la representación agrícola, por lo menos.

La Junta de Gobierno designará en su seno un Vicepresidente y un Secretario.”

(Gaceta de Madrid de 8-9-1935)

Tras las elecciones del 16 febrero de 1936, que suponen la victoria del Frente Popular y un cambio de gobierno, la Gaceta de Madrid de 1 de marzo de 1936 publica la aceptación de las dimisiones de los Delegados del Gobierno en las Confederaciones Hidrográficas existentes (Rafael Ibarra Méndez en el Ebro) y, paralelamente, los nombramientos de los designados para dichos cargos (en el caso de la CHE, Venancio Sarriá Simón, a quien volveremos a aludir más adelante).

Al margen de distintas obras en fase de construcción, en 1936 eran una realidad y se encontraban en explotación, aunque fuera parcialmente, algunas de las infraestructuras hidráulicas que, todavía hoy, son de la mayor relevancia. Además, veremos a lo largo del artículo que su ubicación tendrá mucho que ver con el desarrollo de la Confederación en zona republicana.

Podemos citar, entre otras, el Canal Imperial de Aragón, organismo independiente y ya centenario en esos momentos que tenía sus oficinas en Zaragoza; el Canal de Aragón y Cataluña, gran infraestuctura de riego gestionada técnicamente desde Monzón, cuyo primer tramo, de 70 km, se había puesto en servicio treinta años antes, y su presa de regulación, Barasona (rebautizada como “Joaquín Costa” durante la República), se había inagurado en 1932; o el Canal de Urgel, que permite su primer riego en 1862 y cuya Junta Central de Usuarios, regulada conforme al Reglamento de 17-12-1934, establece su sede en Mollerusa.

4.-El inicio de la Guerra Civil y la división de España en dos zonas

Es bien conocido que en los días siguientes al 18 de julio de 1936 (en rigor, se inicia el día 17, pero la fecha habitualmente asociada con este suceso es la del 18), tras la rebelión del acuartelamiento de Melilla, se produce un golpe de estado que se concreta, fundamentalmente, en la sublevación de numerosas guarniciones militares a lo largo de toda España, las cuales consiguen hacerse con el poder en determinadas zonas del país, pero fracasan en otras.

La crónica de lo sucedido estos primeros días y, especialmente, las razones que explican la adscripción de los distintos territorios a las zonas “nacional” y “republicana” (se utilizará preferentemente esta terminología, común en la historiografía y que se explica por la forma en que uno de los bandos resultantes se autodenominó), son uno de los aspectos más extensamente abordado por los numerosos estudios existentes.

Puede ser de interés, para una mejor comprensión de los hechos, resaltar que las dos zonas creadas tendrán una evolución política muy distinta. Así, en la zona nacional, la autoridad principal recaerá en el Ejército, por lo que desde los primeros momentos el mando será unificado. En la zona republicana, por el contrario, el golpe trae como consecuencia una pérdida de confianza en el Ejército (que acaba conduciendo a su disolución) y una reacción de resistencia ante los sublevados donde la acción de milicias obreras y anarquistas jugará un papel decisivo.

Ello explicará la desigual autoridad del Gobierno de la República dentro su propio territorio, hasta el punto de desaparecer en muchos lugares, dando paso a comités o gobiernos de ámbito local o regional, con importante presencia de las referidas milicias y, en determinados sitios, de partidos nacionalistas. No obstante, esta situación de la zona republicana, característica de los primeros meses de Guerra, evolucionará hacia un mando más unificado, particularmente después de los sucesos de mayo de 1937 en Barcelona.

Aunque buena parte de la vertiente Cantábrica (de Asturias a Bilbao) se mantendrá en zona republicana y a ella se añadirá el entorno de Reinosa y parte del norte de Burgos, podemos simplificar la partición que sufre el territorio de la Confederación en la línea de frente que recorre Aragón de norte a sur

5.-La división en zonas llega a la cuenca del Ebro. Evolución de los acontecimientos dentro y fuera de la cuenca durante 1936. Monzón, sede CHE republicana.

Aunque buena parte de la vertiente Cantábrica (de Asturias a Bilbao) se mantendrá en zona republicana y a ella se añadirá el entorno de Reinosa y parte del norte de Burgos, podemos simplificar la partición que sufre el territorio de la Confederación en la línea de frente que recorre Aragón de norte a sur y queda muy próxima a las tres capitales de provincia, dejando estas tres en la zona nacional (Figura 1).

MAPA FIGURA 1

1: Zonas republicana y nacional en los primeros meses de la Guerra Civil  (Fuente: https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=6644254)

Al mes de la sublevación, encontramos los primeros nombramientos (Antonio Lasierra Purroy, Delegado del Gobierno, y Celestino Pérez de la Sala, Ingeniero Director) realizados por el Gobierno de Burgos (sede elegida para la administración de la zona nacional durante la Guerra) para la CHE de Zaragoza:

 (Nombramiento de Celestino Pérez de la Sala como Ingeniero Jefe de la CHE)

Del 19 de agosto de 1936.

La Junta de Defensa Nacional ha acordado nombrar Ingeniero Jefe de la Confederación Hidrográfica del Ebro, al Ingeniero Jefe de Caminos Canales y Puertos, D. Celestino Pérez de la Sala.

Por la Junta de Defensa Nacional,

Federico Montaner”.

(Boletín de la Junta de Defensa Nacional de España de 21-8-1936)

      

paseo Serrano Súñer Zaragoza

Imagen del archivo de la Biblioteca Digital Hispánica de la Biblioteca Nacional de España (Autor: Campúa) . Anotación del reverso de la fotografía original: “ZARAGOZA 31-5-38. El Ministro del Interior Sr. Serrano Suñer y el Sr. Pujol paseando por Zaragoza”. (El Ministro en el centro, con traje y sombrero negros)

(Nombramiento de Antonio Lasierra Purroy como Delegado del Gobierno en la CHE) “DECRETO Nº105.

Como Presidente de la Junta de Defensa Nacional y de acuerdo con ésta, vengo en disponer que el Consejero Inspector General del Cuerpo de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, D. Antonio Lasierra Purroy, asuma las funciones de Delegado de la Junta de Defensa Nacional en la Confederación Hidrográfica del Ebro.

Dado en Burgos a nueve de septiembre de 1936.  MIGUEL CABANELLAS”

(Boletín de la Junta de Defensa Nacional de España de 12-9-1936)

Pocas semanas después, a finales de septiembre, el Gobierno republicano toma sus primeras medidas reubicando los servicios de la CHE que permanecen en su zona en una nueva sede: las oficinas de Monzón. Al mismo tiempo, también nombra un Delegado del Gobierno en el Organismo (Alfredo Just Jimeno; cabe señalar que el nombrado con fecha 1-3-1936, Venancio Sarriá Simón, había sido detenido y será fusilado durante estos meses en Zaragoza) y un Ingeniero Jefe de Aguas-Director Técnico de la nueva sede (Joaquín García Tuñón).

A finales de septiembre de 1936, el Gobierno republicano toma sus primeras medidas reubicando los servicios de la CHE que permanecen en su zona en una nueva sede: las oficinas de Monzón.

Así lo recogían los boletines:

(Reubicación de servicios en Monzón)La situación anormal en que se encuentra la Confederación Hidrográfica del Ebro, en la que los organismos directivos, tanto técnicos como administrativos, permanecen en la zona rebelde, está irrogando considerables perjuicios a una gran parte de la cuenca hidrográfica expresada, que ha permanecido en todo momento leal al régimen republicano y al Gobierno legítimo de la Nación.

Radicando en la ciudad de Monzón (Huesca), enclavada en la referida zona leal, desde la época de la construcción, las oficinas del Canal de Aragón y Cataluña, cuéntase en dichas oficinas con personal y elementos que permiten centralizar en la citada ciudad los diferentes servicios encomendados a la expresada Confederación Hidrográfica del Ebro.

En su consecuencia, a propuesta del Ministro de Obras públicas y de acuerdo con el Consejo de Ministros,

Vengo en decretar lo siguiente:

Artículo 1.° Mientras duren las circunstancias actuales radicarán en las oficinas del Canal de Aragón y Cataluña en Monzón (Huesca) la Jefatura de todos los servicios de la Confederación Hidrográfica del Ebro. (…)

Dado en Madrid a veintitrés de Septiembre de mil novecientos treinta y seis.

MANUEL AZAÑA

El Ministro de Obras públicas,

Julio  Just  Jimeno “.

(Gaceta de Madrid de 24-9-1936)

(Nombramiento de Alfredo Just Jimeno como nuevo Delegado del Gobierno en la CHE)Ilmo. Sr.: Vacante el cargo de Delegado del Gobierno en la Confederación Hidrográfica del Ebro,

Este Ministerio, de conformidad con lo preceptuado en el artículo 5.9 de la Orden de 16 de Agosto de 1932, ha resuelto nombrar para ejercer dicho cargo a D. Alfredo Just Jimeno.

Lo digo a Y. I. para su conocimiento y efectos.

Madrid, 18 de Septiembre de 1936.

JULIO JUST

Señor Subsecretario de este”.

(Gaceta de Madrid de 23-9-1936):

(Nombramiento de Joaquín García Tuñón como nuevo Ingeniero Director-Ingeniero Jefe de Aguas)“(…) Este Ministerio ha acordado:

1.° Que el Ingeniero Jefe D. Joaquín García Tuñón, que está afecto a la Confederación Hidrográfica del Ebro, se traslade provisionalmente a Monzón, donde radican las oficinas del Canal de Aragón y Cataluña, en cuyo punto desempeñará las funciones que están encomendadas a los Ingenieros Jefes de Aguas e Ingeniero Director, con las atribuciones propias de los mismos.

(…)

Madrid, 21 de Septiembre de 1936.

JULIO JUST

Señor Director general de Obras hidráulicas y Puertos”.

(Gaceta de Madrid de 25-9-1936): 

Con igual fecha, tiene lugar un traslado a Jaén de los Servicios de la Confederación del Guadalquivir (radicados en Sevilla hasta ese momento).

presa pineta imagen

Imagen del archivo de la Biblioteca Digital Hispánica de la Biblioteca Nacional de España (Autor: Marqués de Santa María del Villar) . Anotación del reverso de la fotografía original: “Valle de Pineta. Los soldados de España en el embalse del Cinca al pie del Sanatorio de Pineta”.

Mariano Barrera, en su libro sobre los primeros 75 años de la CHE ya mencionado, también describe, a partir de la consulta de la documentación administrativa relacionada, en qué términos transcurre la primera Junta de Gobierno celebrada tras la sublevación:

Después del 18 de julio, bajo la presidencia del Delegado de la Junta Técnica del Estado, Antonio Lasierra Purroy, celebra su primera sesión el 5 de noviembre de 1936.

La sesión, a la que sólo concurren once de los diecinueve miembros que inicialmente tenían derecho a formar parte de la misma –ausentes algunos por encontrarse en zona republicana-, resulta ser todo un cántico de fervor patriótico, incluido el pésame por el fallecimiento de anteriores miembros de la Asamblea o de la Junta de Gobierno, e incluso de familiares de los mismos, pero sin que haya la menor alusión al de su anterior Delegado del Gobierno, Venancio Sarría, fusilado en Zaragoza en los primeros meses del Alzamiento.”

(Mariano Barrera Giménez, “Confederación Hidrográfica del Ebro: 1926-2001. Apuntes para una Historia”)

Sin embargo, resulta muy llamativo que si en la zona nacional Antonio Lasierra Purroy ejerce plenamente como máximo dirigente de la Confederación Hidrográfica del Ebro, en la zona republicana no sólo no se le reconoce tal condición, sino que se decreta su cesantía dentro del cargo que ocupaba hasta el inicio de la Guerra:

(Destitución de Antonio Lasierra Purroy como Inspector General del Cuerpo de Ingenieros de Caminos)“De acuerdo con el Consejo de Ministros, a propuesta del Ministro de Obras Públicas y en virtud de lo prevenido en el artículo primero del Decreto de la Presidencia de veintiuno de julio último,

Vengo en decretar la cesantía de los Inspectores Generales del Cuerpo de Caminos, Canales y Puertos, don Antonio Lasierra Purroy y Don Julio Murúa Valerdi.

Dado en Barcelona, a veintiséis de diciembre de 1936.

MANUEL AZAÑA

El Ministro de Obras Publicas, Julio Just Jimeno”

(Gaceta de la República de 27-12-1936)

De cualquier forma, Lasierrra Purroy morirá poco después, circunstancia que conocemos por el nombramiento de su sustituto, Ramón Martínez de Velasco, publicado en el Boletín:

(Fallecimiento de Antonio Lasierra Purroy y nombramiento de Ramón Martínez de Velasco como Delegado) “Vacante por fallecimiento del limo. Sr. D.. Antonio Lasierra, el cargo de Delegado de la Junta Técnica del Estado en Sa Confederación Hidrográfica del Ebro, he resuelto, a propuesta de V. E., designar para el mismo al señor D. Ramón Martínez de Velasco, Ingeniero Jefe de 1ª clase del Cuerpo de Caminos, Canales y Puertos.

Dios guarde a V. E. muchos años.

Burgos 31 de marzo de 1937,Fidel Dávila.

Sr. Presidente de la Comisión de Obras Públicas y Comunicaciones.”

(Boletín Oficial del Estado de 1-4-1937)

La Disposición en que se basaban la cesantía de Antonio Lasierra Purroy y de otros muchos empleados públicos ilustra perfectamente las circunstancias del momento:

(Decreto que dispone la cesantía de empleados públicos por parte del Gobierno de la República)

 “De acuerdo con el Consejo de Ministros y a propuesta de su Presidente,

Vengo en decretar:

Artículo 1.°El Gobierno, por Decreto acordado en Consejo de Ministros, dispondrá la cesantía de todos los empleados que hubieran tenido participación en el movimiento subversivo o fueran notoriamente enemigos del Régimen, cualquiera que sea el Cuerpo a que pertenezcan, la forma de su ingreso y la función que desempeñen, ya se trate de funcionarios del Estado o de empleados de Organismos o Empresas administradoras de Monopolios o Servicios públicos.

Artículo 2.º El Gobierno dará cuanta a las Cortes del presente Decreto.

Dado en Madrid a veintiuno de Julio

de mil novecientos treinta y seis.

MANUEL AZAÑA

Presidente del Consejo de Ministros

José Giral Pereira.”

(Gaceta de Madrid de 22-7-1936)

Como máximo exponente de los empleados públicos destituidos, encontramos, en la misma Gaceta, los principales nombres asociados a la sublevación del 18 de julio de 1936, lo que también nos hace  reflexionar sobre el efecto práctico que, a veces, tienen las resoluciones (aunque lleven la firma del Jefe del Estado, como en este caso):

(Decreto que dispone la cesantía de los principales Generales que dirigen el golpe de estado del 18 de julio)

“MINISTERIO DE LA GUERRA

DECRETOS

A propuesta del Ministro de la Guerra,y de acuerdo con el Consejo de Ministros,

Vengo en decretar lo siguiente:

Artículo 1º. Los Generales de división D. Francisco Franco Bahamonde, D. Manuel Goded Llopis, D. Miguel Cabanellas Ferrer, D. Gonzalo Queipo de Llano Sierra, D. Joaquín Fanjul Goñi y D. Andrés Saliquet Zumáta causarán baja definitiva en el Ejército, con pérdida de empleos, prorrogativos, sueldos, gratificaciones, pensiones, honorarios, condecoraciones y demás que les correspondan.

Artículo 2°. El Gobierno dará en su día cuenta a las Cortes del presente Decreto.

Dado en Madrid a veintiuno de Julio

de mil novecientos treinta y seis.

MANUEL AZAÑA

Ministro de la Guerra,

Luis Castedó Pantoja .”

(Gaceta de Madrid de 22-7-1936):

Para concluir con este apartado, en un Organismo de la Administración con un objeto estrechamente ligado a las obras públicas, merece la pena ver cómo se ven afectadas las actividades de las Escuelas de Ingenieros de Caminos y de Ayudantes de Obras Públicas (Ingenieros Técnicos de Obras Públicas o Graduados en Ingeniería Civil, en terminología actual), evidencia de un país dividido que deja todo lo no imprescindible a un lado para ocuparse de una guerra civil (cabe recordar que las Escuelas aludidas eran centros para la formación de los futuros funcionarios de esos Cuerpos, una vez superado el examen de acceso. Estaban adscritos al Ministerio correspondiente por la materia y no formaban parte, por tanto, de la Universidad):

(Suspensión de los exámenes y de la actividad docente en las Escuelas de Ingenieros de Caminos y de Ayudantes de Obras Públicas)

“MINISTERIO DE OBRAS PUBLICAS

DECRETO

La Comisión gestora de la Escuela especial de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos ha expuesto al Ministerio de Obras públicas la dificultad que existe para poder celebrar los

exámenes reglamentarios de Septiembre, tanto en la citada Escuela como en la de Ayudantes de Obras públicas, ante la imposibilidad de que se trasladen a la capital de la República los Profesores y alumnos a quienes sorprendió la subversión en provincias ocupadas por elementos facciosos.

Suspendida la vida académica en todos los Centros de enseñanza superior y secundaria dependientes del Ministerio de Instrucción pública y Bellas Artes por Decreto de 1.° del corriente, procede establecer un régimen de igualdad en los demás establecimientos docentes de análoga categoría por las mismas causas que determinaron la referida resolución.

En consecuencia, de acuerdo con el Consejo de Ministros y a propuesta del Ministro de Obras públicas,

Vengo en decretar lo siguiente:

Artículo único. Se aplazan sin determinación de fecha para su celebración los exámenes reglamentarios de Septiembre en las Escuelas de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos y Ayudantes de Obras públicas. Igualmente se suspende la apertura de los cursos en ambos Centros docentes.

Dado en Madrid a doce de Septiembre de mil novecientos treinta y seis,

 MANUEL AZAÑA

Ministro de Obras públicas, interino,

Vicente Uribe Galdeano.”

(Gaceta de Madrid de 13-9-1936)

6.-Alargamiento de la guerra. Años 1937 y 1938 hasta el inicio de la ofensiva de Aragón. La CHE de la zona republicana se traslada a Mollerusa.

El fracaso en el intento de tomar Madrid en los primeros meses de guerra por parte del ejército sublevado (bajo el mando único de Franco desde finales de septiembre), determinará que la guerra pasa a tener una duración y final inciertos, según la percepción que puede tenerse con el inicio del año 1937. La marcha general de la Guerra determinará que el Frente de Aragón no experimente desplazamientos significativos hasta principios de marzo de 1938, sin perjuicio de que en este periodo acoja algunas de las batallas más famosas y cruentas de todo el conflicto: Belchite, entre agosto y septiembre de 1937, o Teruel, de diciembre de 1937 a febrero siguiente, si bien esta última representa la antesala o preámbulo de la inmediata Ofensiva de Aragón, en marzo de 1938. Recordemos que el frente recorría Aragón de norte a sur dividiéndolo territorialmente casi al cincuenta por ciento y dejando las capitales de provincia en zona nacional.

paso víveres cinca foto

Imagen del archivo de la Biblioteca Digital Hispánica de la Biblioteca Nacional de España (Autor: Marqués de Santa María del Villar) . Anotación del reverso de la fotografía original: “Frente de Aragón. Fraga (Huesca). Paso de víveres por el Cinca” .

Quizá la incertidumbre sobre el curso que va a tomar la guerra a principios de 1937 y la falta de archivos motivada por la permanencia de Zaragoza en la zona nacional expliquen esta orden que la Confederación del Ebro en zona republicana dirige a los concesionarios de aguas para reunir datos de sus aprovechamientos, orden no muy distinta de otros mandatos normativos realizados en épocas más tranquilas que casi nunca alcanzaron los resultados esperados, pero que nos dan idea de la existencia de una continuidad en el quehacer del Organismo:

(Orden para que los concesionarios de aguas aporten una serie de datos de sus concesiones a la CHE de la zona republicana)

“MINISTERIO DE OBRAS PUBLICAS

CONFEDERACION HIDROGRAFICA DEL EBRO

JEFATURA DE AGUAS.— ANUNCIO

Se pone en conocimiento de los concesionarios de aprovechamientos hidráulicos de todas clases, en la cuenca del Ebro, tales como abastecimientos cte poblaciones, abastecimientos de ferrocarriles, riegos, canales de navegación, instalaciones para usos industriales, barcas de paso y puentes flotantes, y estanques para vivero o criaderos de peces, que a fin de confeccionar el registro de aprovechamientos en esta cuenca del Ebro, se interesa remitan a esta Jefatura los siguientes datos de su concesión respectiva:

Primero, Nombre de la corriente de donde se deriva el agua o se realiza el aprovechamiento.

Segundo. Término municipal donde radica la toma y el desagüe, o donde está establecida la barca, puente o vivero o criadero de peces.

Tercero. Volumen de agua concedido en litros por segundo.

Cuarto. Altura de salto utilizado, cuando exista; medida entre la toma y el desagüe en la corriente, expresada en metros.

Quinto. Objeto del aprovechamiento.

Sexto. Fecha de la concesión o del título en que se funde el derecho.

Estos datos.se remitirán a Confederación Hidrográfica del Ebro.— Jefatura de A guas.— Monzón (Huesca).

El Jefe de Aguas accidental, A. Mantecón.”

(Gaceta de la República de 16-1-1937)

Pero probablemente lo más llamativo del periodo es el traslado a Mollerusa de la sede de la CHE recientemente instalada en Monzón, que se decide en estos términos:

(Reubicación de la CHE de zona republicana en Mollerusa)

 “Por Decreto de veintitrés de Septiembre del año último, publicado en la GACETA DE LA REPUBLICA del siguiente día veinticuatro, se dispuso que radicara en Monzón (Huesca, donde se hallaban instaladas las Oficinas del Canal de Aragón y Cataluña, la Jefatura de todos los Servicios de la Confederación Hidrográfica del Ebro, por contarse en aquella oficina con personal y elementos que permitían atender debidamente los diferentes servicios encomendados a la Confederación Hidrográfica del Ebro.

Posteriormente se ha incautado el Estado del Canal de Urgel y de la Compañía de Canalización y Riegos del Ebro, y esta circunstancia aconseja variar el emplazamiento de la oficina en que reside la Jefatura de todos los Servicios de la citada Confederación Hidrográfica del Ebro situándola en una población que, como Mollerusa (Lérida), se halla enclavada en el centró de gravedad de todos los servicios de la cuenca y reúne las condiciones más adecuadas para la centralización en ella de los mismos.

En su consecuencia, de acuerdo con el Consejo, de Ministros y a propuesta del de Comunicaciones, Transportes y Obras públicas,

Vengo en decretar lo siguiente :

Artículo primero. En tanto otra cosa no se disponga, radicará en Mollerusa (Lérida) la Jefatura de todos los Servicios de la Confederación Hidrográfica del Ebro.

Artículo segundo. Por la Dirección General de Obras Hidráulicas y Puertos, se dictarán las disposiciones complementarias necesarias para el cumplimiento de este Decreto.

Dado en Valencia, a veintidós de Agosto de mil novecientos treinta y siete.

MANUEL AZAÑA

El Ministro de Comunicaciones, Transportes y Obras públicas,

BERNARDO GINER DE LOS RIOS”

(Gaceta de la República de 24 de agosto de 1937)

La incertidumbre sobre el curso que va a tomar la guerra a principios de 1937 y la falta de archivos (…) expliquen la orden que la Confederación del Ebro en zona republicana dirige a los concesionarios de aguas para reunir datos de sus aprovechamientos

Para concluir esta etapa, podemos reseñar la sucesión de nombramientos de Delegado del Gobierno en la CHE dentro de la zona republicana. Así, en junio (Gaceta de la República de 4-6-1937), se decreta aceptar la dimisión Alfredo Just Jimeno, que será sustituido (Gaceta de la República de 29-6-1937) por Saúl Gazo Borruel, que también presenta su dimisión, la cual resulta aceptada el 15 de abril de 1938  (Gaceta de la República de 16-4-1938). Miguel Benavides Shelly, anteriormente Gobernador Civil de Guadalajara, será el último Delegado del Gobierno en la CHE del que vamos a tener noticia, aunque eso se trata en el siguiente apartado.

7.-Desde la Ofensiva de Aragón, a principios de febrero de 1938, hasta la caída de Cataluña. Barcelona, última sede de la CHE de la Segunda República Española

El ataque de tropas nacionales contra Belchite, el 7 de marzo de 1938, da inicio a la denominada Ofensiva de Aragón, que en pocos días hace caer todo el frente, y propicia un avance continuado hasta el Mediterráneo, que se alcanza el 15 de abril en Vinaroz. Queda así, amén de partido en dos el territorio republicano (Cataluña y la zona no conquistada de Aragón quedan aislados del resto), ocupada la mayor parte de la cuenca del Ebro, aunque no en su totalidad. De hecho, la situación creada a la conclusión de esta ofensiva, consistente en un frente que coincide aproximadamente con el río Noguera-Pallaresa (quedando en manos franquistas sus grandes centrales), y continúa aguas abajo, primero por el Segre (Lérida es conquistada el 3 de abril) y después por el Ebro (Tortosa queda en poder de los republicanos).

pantano de Tremp intento voladura compuertas imagen

Imagen del archivo de la Biblioteca Digital Hispánica de la Biblioteca Nacional de España (Autor: Marqués de Santa María del Villar) . Anotación del reverso de la fotografía original: “Frente de Cataluña 21-4-38. Pantano de Tremp. Destrozos causados por el intento de voladura de las compuertas”.

Sobre este escenario se librará la última y probablemente más importante batalla de la Guerra Civil: la del Ebro. Desarrollada entre julio y noviembre de 1938, se origina por la ofensiva republicana que, como objetivo más inmediato, intenta reconquistar el terreno perdido en la margen derecha del Ebro, pero no lo consigue y acaba retirándose a las posiciones iniciales. A la conclusión de esta batalla, puede decirse que la derrota de la República es inminente y sólo queda por determinar cuándo se hará efectiva. La figura 2 muestra la situación de ese momento.

mapa figura 2

El inicio de la denominada Ofensiva de Cataluña se produce el 23 de diciembre de 1938. Barcelona caerá el 26 de enero y el 10 de febrero las tropas nacionales se harán con todos los pasos fronterizos.

El final de la Guerra Civil tiene lugar el 1 de abril de 1939.

construcción puente Ebro

Imagen del archivo de la Biblioteca Digital Hispánica de la Biblioteca Nacional de España (Autor: Walter Reuter)  Anotación del reverso de la fotografía original: “Julio-Agosto 1938.- Ofensiva Ejército Republicano en el Ebro” .

Pero volvamos a marzo de 1938, con la rotura del Frente de Aragón, que tiene un claro reflejo en el nuevo desplazamiento de la CHE hacia el este, esta vez a Barcelona; debe recordarse que el Gobierno de la República se ha trasladado de Valencia  a Barcelona a finales de 1937 (la evacuación a Valencia se había producido en noviembre de 1936, durante el ataque a Madrid). Se nos plantea la duda del tipo de actividad, si hubo alguna, que la CHE pudo desarrollar en esta ciudad:

(Traslado de la CHE a Barcelona)

“MINISTERIO DE OBRAS PÚBLICAS

DECRETO

Por Decreto de veintitrés de septiembre de mil novecientos treinta y seis, publicada en la Gaceta de la República del siguiente día veinticuatro, se dispuso que radicara en Monzón (Huesca) la Jefatura de todos los Servicios de la Confederación Hidrográfica del Ebro, por contarse en aquella población  donde se hallan instaladas las oficianas del Canal de Aragón y Cataluña con personal y elementos adecuados para el desarrollo de la función de dicha dependencia. Por otro Decreto de veintidós de agosto de mil novecientos treinta y siete inserto en la Gaceta de la República de veinticuatro del mismo mes, se dispuso que dicha Jefatura se trasladara a Mollerusa (Lérida) centro de gravedad de todos los Servicios de la cuenca como consecuencia de haberse incautado el Estado del Canal de Urgel y de la Compañía de Canalización y Riegos del Ebro.

Las diversas alteraciones experimentadas con posterioridad en la zona leal y por consecuncia, en todos los Servicios de la misma, aconsejan que se canalicen estos en Barcelona más adecuada y que reúne las mejores condiciones, no ya por su situación en relación a la cuenca sino por los el número de medios de locomoción y transporte con que cuenta,que facilitarán extraordinariamente los enlaces y compenetración entre los diversos Servicios.

En virtud de todo lo expuesto, de acuerdo con el Consejo de Ministros y a propuesta del Ministro de Obras Públicas, vengo en decretar lo siguiente:

1.- En tanto no se disponga otra cosa, la Jefatura de todos los Servicios de la Confederación Hidrográfica del Ebro radicará en la ciudad de Barcelona, donde establecerá sus oficinas.

(..,)

Dado en Barcelona, a 29 de abril de 1938

MANUEL AZAÑA

El Ministro de Obras Públicas

Antonio Velao Oñate”  

(Gaceta de la República de 1 de mayo de 1938)

Sobre la duda del efecto práctico que pudo haber tenido el traslado a Barcelona, debe reseñarse que, cuando menos, se nombre con posterioridad un nuevo Delegado del Gobierno en la CHE, Miguel Benavides Shelly, último de los realizados por la República de que tengamos noticia y antiguo Gobernador Civil de Guadalajara (nombramiento en la Gaceta de Madrid de 22-2-1936 y dimisión aceptada en la de 13-12-1936):

(Nombramiento de Miguel Benavides Shelly como Delegado del Gobierno de la República en la CHE)

 “MINISTERIO DE OBRAS PUBLICAS

DECRETOS

Vacante el cargo de Delegado del Gobierno en la Confederación del Ebro, por dimisión del que lo desempeñaba, a propuesta del Ministro de Obras Públicas y de acuerdo oon el Consejo de Ministros, Vengo en nombrar para el expresado cargo a don Miguel Benavides Shelly.

Dado en Barcelona, a 25 de Mayo de 1938. MANUEL AZAÑA.

El Ministro de Obras Públicas, ANTONIO VELAO OÑATE.”

(Gaceta de la República de 27-5-1938)

puente Amposta con sacos terreros imagen

Imagen del archivo de la Biblioteca Digital Hispánica de la Biblioteca Nacional de España (Autor: Foto Oliva) . Anotación del reverso de la fotografía original: “Frente de Cataluña 5-6-37. Amposta (Tarragona). Puente sobre el Ebro y calle en línea de fuego” .

Y la retirada en una zona, la republicana, implica necesariamente que la otra se amplía y debe preocuparse de la gestión y explotación de instalaciones hidráulicas existentes, una vez que la guerra ya se desarrolla en otros escenarios, aunque todavía no haya concluido. Dos resoluciones, centradas en los riegos del Delta del Ebro y del Canal de Urgel, respectivamente, muestran a las claras esta nueva realidad, que denota la preocupación por obtener una producción agrícola suficiente, hasta el punto de permitir a la CHE el auxilio del Ejército para obligar a los regantes al inmediato  cultivo de las tierras (apartado 2º en cada una de las dos resoluciones siguen):

(Primeras medidas sobre los Canales del Delta tras la incorporación a la zona nacional)

“MINISTERIO DE OBRAS PUBLICAS

Servicio Nacional de Obras Hidráulicas

Como consecuencia del avance del Ejército Español hasta el mar Mediterráneo, han sido liberados el Canal y zona de riegos de Tortosa, situados en la margen derecha del Ebro. Tratándose de obras en explotación a cargo directo de la Compañía de Canalización y riegos del Ebro-Sindicato Agrícola, en la cual la Confederación Hidrográfica del Ebro es propietaria de una parte de sus acciones y obligaciones, se hace necesario continuar la expíotación de esos regadíos.

Como no existe en la zona liberada una representación autorizada de la Compañía ni del Sindica to, es necesario que la Confederación del Ebro se haga cargo de la explotación, para desarrollar los cultivos sin pérdida de tiempo. Faltando por cobrar importante cantidades correspondientes al canon de riego, es conveniente autorizar la recaudación de ellas para invertirlas en los trabajos que se realicen.

Por todo lo expuesto, este Ministerio ha resuelto lo siguiente:

1º Para que el Canal y zona de riego de Tortosa, correspondientes a la margen derecha del río Ebro, que explotaba la Compañía de Canalización y riegos del Ebro Sindicato Agrícola, rindan los beneficios debidos, es necesario que la Confederación Hidrográfica de Ebro subrogue a dicha Compañía y Sindicato en todos sus derechos y obligaciones mientras no se haya constituido en la España Nacional la empresa o comunidad que les sustituya.

2º La Confederación hará las obras necesarias para dar riego lo más rápidamente posible y obligará a los regantes a cultivar inmediatamente, solicitando para ello los auxilios necesarios de la Autoridad Militar.

3º Para la ejecución de las obras necesarias, la Confederación hará uso de los fondos propios y los que ingrese por recaudación del canon de riego, tanto actual como los que adeuden por atrasos.

4º Se llevará por la Confederación una cuenta especial por gastos e ingresos que Jhaya. para liquidar con la Compañía y Sindicato el día que se constituyan, debiéndose abonar por éstos, antes de hacerse cargo de las obras, las cargas que se hubieren originado.

Lo que de orden del Excelentísimo Sr. Ministro comunico a V. S. Dios guarde a V, S. muchos años. Santander, 10 de mayo de 1938. —II Año Triunfal.

El Jefe del Servicio Nacional de Obras Hidráulicas, B. Granda.

Sr. Ingeniero Director de la Com federación Hidrográfica del Ebro”

(BOE de 16 de mayo de 1938)

la retirada en una zona, la republicana, implica necesariamente que la otra se amplía y debe preocuparse de la gestión y explotación de instalaciones hidráulicas existentes

(Primeras medidas sobre el Canal de Urgel tras la incorporación a la zona nacional)

 “MINISTERIO DE OBRAS PUBLICAS

Jefatura del Servicio Nacional de Obras Hidráulicas Disponiendo que la Confederación Hidrográ fica del Ebro continúe la explotación de los regadíos del Canal de Urgel.

Efecto del avance del Ejército Nacional en Cataluña han sido liberados el Canal de Urgel y su zona de riegos. Tratándose de obras en explotación a cargo directo de Compañía en la que la Confederación Hidrográfica del Ebro es propietaria de más del cincuenta por ciento de las acciones, es necesario que dicha Confederación continúe la explotación de esos regadíos, por no existir, acreditada ante la Jefatura del Servicio Nacional de Obras Hidráulicas, representación autorizada de dicha Compañía en España Nacional.

 A propuesta de la Jefatura del Servicio Nacional de Obras Hidráulicas, este Ministerio ha dis puesto:

1ºPara que la zona de riegos del Canal de Urgel, rinda los debidos beneficios, la Confederación Hidrográfica del Ebro subrogará a la Compañía explotadora y su Sindicato en todos sus derechos y obligaciones hasta que se constituya en España Nacional la empresa o comunidad que la sustituya. 2º La Confederación Hidrográfica del Ebro, ejecutará las obras necesarias para dar riego lo más rápidamente posible y obligará a los regantes a limpiar sus cauces y a cultivar sus tierras inmediatamente, solicitando, para ello, si fuera preciso, los auxilios de la Autoridad Militar. 3º Para la ejecución de las obras necesarias, la Confederación Hidrográfica del Ebro hará uso ‘de los fondos propios y de los que ingrese por recaudación del canon de riego, tanto actual, como de los adeudados por atrases.

4º Se llevará, por la Confederación Hidrográfica del Ebro, cuenta especial de los gastos e ingresos por explotación y obras que se originen en el Canal de Urgel para liquidar con la Compañía y Sindicato el día que se constituya debiéndose abonar por éstos, antes de hacerse cargo de las obras las cargas que se hubieren originado.

Lo que comunico a V. S. para su conocimiento y efectos consiguientes

Dios guarde a V. S. muchos años.

Santander, 11 de enero de 1939. III Año triunfal.

El Jefe del Servicio Nacional de Obras Hidráulicas, B. Granda.

Sr. Ingeniero Director de la. Confederación Hidrográfica del Ebro”

(BOE de 11 de enero de 1939)

8.-El reinicio de actividades tras el final de la Guerra.

Si por Decreto del 12 de septiembre de 1936 (anteriormente reproducido), se suspendían las clases y los exámenes en las Escuelas de Ayudantes de Obras Públicas y de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, dos convocatorias para dichos Cuerpos, de contenido equivalente a nuestros efectos (motivo por el cual sólo se reproduce una), se publicaban antes de que hubiese transcurrido un año del final de la Guerra. Indudablemente, lo más llamativo son los requisitos exigidos a los aspirantes totalmente ajenos a las materias académicas pero estrechamente relacionados con la guerra recién concluida:

(Convocatoria para exámenes de ingreso en las Escuelas de Ingenieros de Caminos y de Ayudantes de Obras Públicas, 1939)

 “Escuela Especial de Ingenieros de Caminos Canales y Puertos

Convocatoria extraordinaria para ingreso en esta Escuela

Se convocan exámenes de ingreso en esta Escuela, con. carácter de extraordinarios, que darán comienzo dentro de la segunda quincena del mes de marzo próximo y en el día que oportunamente será fijado.

Las solicitudes para tomar parte en estos exámenes se dirigirán al Director de la Escuela, acompañadas de dos fotografías (tamaño carnet) del aspirante, y deberán presentarse en la: Secretaría de dicho Centro, hasta el día 20 de febrero próximo, en día laborable y horas de 10 a 12 de la mañana.

Los aspirantes presentarán pruebas de su adhesión al Movimiento y, además, relación de los servicios que hayan prestado a la Causa Nacional o en su caso, la justificación de motivos que lo impidieron, todo lo cual será estimado por la Comisión de ingreso, a los efectos de la admisión a examen y clasificación correspondiente, sin perjuicio de los expedientes de depuración que en su día procedan para el ingreso definitivo.

Los ejercicios versarán sobre las materias que figuran en los programas e instrucciones publicadas en la Gaceta de 17 de junio de 1934. 

Se satisfará en metálico, por derechos de examen, 125 pesetas.

Madrid, 31 de enero de 1940.

El Director accidental de la Escuela. Pedro, M. González Quijano.”

(BOE de 5 de febrero de 1940)

Los siguientes párrafos, tomados de la presentación de la Memoria de la CHE correspondiente al periodo 1936-1945, que suscribe en 1946 su Ingeniero Director, M. Echevarría Roncal, pueden ser una buena conclusión para este artículo, porque evidenciando su pertenencia a otra época y otro régimen, también se refieren a algunos de los elementos fundacionales del Organismo que no han perdido vigencia:

“Durante el periodo de guerra fue escasa la actividad constructiva. Gran parte de la cuenca del Ebro quedó fuera de la zona dominada por el Ejército Nacional; el personal quedó reducido por movilización para servicios del frente o de retaguardia; las consignaciones fueron muy reducidas. Al avanzar el Ejército y a medida que se liberaban provincias, eran enviados Ingenieros y Ayudantes a ellas para reorganizar los servicios de Obras Públicas. Iguales efectos se produjeron en las organizaciones de las contratas. Sin embargo, se continuó la construcción algunas obras y se efectuaron en otras, a su liberación las reparaciones indispensables para hacer los riegos.

(…)

Ha cumplido la Confederación del Ebro el vigésimo aniversario; los acontecimientos ocurridos en este periodo han tenido profunda repercusión en su forma y organización y en el desarrollo de su Plan. Conserva sus raíces, su idea esencial, que corresponde a una realidad geográfica: la unidad de cuenca hidrográfica. Nadie olvida en la del Ebro al Conde de Guadalhorce, creador de las Confederaciones, y al que con tanto entusiasmo organizó la del Ebro y fue su primer Ingeniero Director, D. Manuel Lorenzo Pardo”.

(Memoria de la Confederación Hidrográfica del Ebro, 1939-1945)

 

UN ARTÍCULO DE: Adolfo Gutierrez, jefe de Servicio de Concesiones y Autorizaciones I de la Confederación Hidrográfica del Ebro.

 

BIBLIOGRAFÍA Y DOCUMENTACIÓN DE REFERENCIA PRINCIPAL

  • “España en Guerra”, serie documental de RTVE, 1986.
  • “La Guerra Civil Española”, serie documental de la revista “La Aventura de la Historia”.
  • “La Guerra Civil Española”, Hugh Thomas, Ed. Grijalbo.
  • “Confederación Hidrográfica del Ebro: 1926-2001. Apuntes para una historia.”, Mariano Barrera Giménez, Ed. Prames.
  • “Manuel Lorenzo Pardo”, José Ramón Marcuello Calvín, Ed. Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos.
  • “Historia de una tierra. Centenario del Canal de Aragón y Cataluña”, varios autores, Ed. Comunidad General de Regantes del Canal y de Aragón y Cataluña.
  • Memoria Confederación Hidrográfica del Ebro 1939-1945.
  • Memoria Confederación Hidrográfica del Ebro 1946-1975.
  • Sitio web del Boletín Oficial del Estado (www.boe.es)
  • Wikipedia (https://es.wikipedia.org/ ) diversas entradas sobre la Guerra Civil Española.

Un comentario en “HISTORIA DE DOS CONFEDERACIONES: LA(S) CHE(S) ENTRE 1936 Y 1939

  1. Pingback: 95 Aniversario de la Confederación Hidrográfica del Ebro, cuenta atrás para el centenario | Conocer la CHE y la gestión del agua

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s