SEQUÍA E INUNDACIÓN: LA NECESARIA GESTIÓN DE RIESGOS

 

Este año, durante los días 26 y 27 de abril de 2018 celebramos en Zaragoza las XXII Jornadas de Derecho de Aguas dedicadas a la sequía e inundación consideradas como fenómenos hidrológicos extremos. Podría sorprender la unión, bajo un mismo impulso organizativo, de dos eventos teóricamente muy distintos, caracterizado el primero por la ausencia o fuerte disminución del agua respecto a las cifras de “normalidad” y el segundo justamente por lo contrario.

Sin embargo y como se demostró, el acierto en la consideración conjunta fue evidente al tomarse como parámetro de tratamiento la actividad de gestión de riesgos que poderes públicos y ciudadanos deben desarrollar y que esta actividad debe ir dirigida más que a la remediación de la catástrofe (en todo caso necesaria, cuando se produce), a su prevención.

Autor: Antonio Embid Irujo. Catedrático de Derecho Administrativo. Universidad de Zaragoza.

Este año, durante los días 26 y 27 de abril de 2018 celebramos en Zaragoza las XXII Jornadas de Derecho de Aguas, actividad iniciada en la lejana fecha de 1991 en actuación conjunta de la Universidad de Zaragoza y de la Confederación Hidrográfica del Ebro, y que dedicamos a la sequía e inundación consideradas como fenómenos hidrológicos extremos.

JORNADAS GENERAL

Podría sorprender la unión, bajo un mismo impulso organizativo, de dos eventos teóricamente muy distintos, caracterizado el primero por la ausencia o fuerte disminución del agua respecto a las cifras de “normalidad” y el segundo justamente por lo contrario. Creo que, sin embargo y como se demostró, el acierto en la consideración conjunta fue evidente al tomarse como parámetro de tratamiento la actividad de gestión de riesgos que poderes públicos y ciudadanos deben desarrollar y que esta actividad debe ir dirigida más que a la remediación de la catástrofe (en todo caso necesaria, cuando se produce), a su prevención.

Se mostró la labor de una Administración muy tecnificada, que fuera de demagogias frecuentes en los tiempos que corren, pone lo mejor de sus medios materiales y personales

Aun cuando quedan todavía muchos restos de las viejas formas de contemplar estos fenómenos, las consideraciones doctrinales más avanzadas y la actividad de las Administraciones hídricas (los Organismos de Cuenca) se orientan decisivamente en torno a las ideas que se indican.

En España esta forma de ver las cosas tiene su origen en relación con la sequía en el Plan Hidrológico Nacional de 2001 que ordenó la confección de Planes Especiales de Sequía aprobados en 2007. Y el impulso venido de la Unión Europea sobre las inundaciones en 2007 determinó en nuestro país una actividad que concluyó a comienzos de 2016 con la aprobación por el Gobierno en las distintas demarcaciones hidrográficas de los Planes de Gestión del Riesgo de Inundación que fueron precedidos de otras actuaciones, como la configuración de mapas de inundación.

FOTO 7 Sequia

Esos días de jornadas, destacó especialmente la presentación por parte de representantes de Confederaciones Hidrográficas (Duero, Júcar y Ebro) la labor realizada en el seno de estos Organismos tanto en relación a la sequía (hay que recordar que hubo promulgación por el Gobierno de la Nación en el caso de las cuencas del Júcar y del Duero de un Real Decreto habilitando distintas actuaciones para la lucha contra la sequía, y que en el caso del Ebro también comenzaron a realizarse actuaciones sin que llegara a declararse la situación de sequía prolongada) como a las avenidas.

Se mostró la labor de una Administración muy tecnificada, que fuera de demagogias frecuentes en los tiempos que corren, pone lo mejor de sus medios materiales y personales (¡qué excelentes funcionarios intervinieron mostrando las actuaciones realizadas y los propósitos de futuro!) en la labor creativa y siempre en tensión para evitar, en la medida de lo posible, los efectos dañosos de estos acontecimientos extremos que, desgraciadamente, ocurren cada vez con más frecuencia en el tiempo de cambio climático antropogénico iniciado ya hace un par de siglos y que va a acompañar a esta generación y a unas cuantas de las siguientes.

La avenida extraordinaria de 2018 generó daños (…) afortunadamente de menor cuantía que las últimas de 2013 y 2015 lo que, seguramente, tiene explicación en la eficacia de las medidas adoptadas desde la CHEcon la experiencia de los sucesos anteriores

Como las cosas son así con los fenómenos extremos, casualmente el desarrollo de esas jornadas coincidió con el fin de una avenida extraordinaria en la cuenca del Ebro que causó algunos daños sobre todo en el ámbito agrícola, afortunadamente de menor cuantía que las últimas de 2013 y 2015 lo que, seguramente, tiene explicación en la eficacia de las medidas adoptadas desde la Confederación Hidrográfica del Ebro con la experiencia de los sucesos anteriores.

Cuando se repara en que estas inundaciones, resultado de lluvias “insólitas” y del proceso de deshielo en el Pirineo, siguieron inmediatamente a un profundo ciclo de sequía (afortunadamente hoy concluido, excepto en las cuencas del Júcar y del Segura), fenómeno semejante al que ha podido advertirse en otros muchos lugares del mundo en los últimos años (California, Unión Sudafricana, Somalia…), puede convenirse en la necesidad de proseguir en la vía de las actuaciones de prevención y en la dificultad intrínseca de la tarea.

inundaciones

Gracias a este encuentro profesional tuvimos ocasión de contemplar las nuevas orientaciones de los Planes de sequía que se terminarán de revisar este año 2018 y que el Subdirector de Planificación Hidrológica del Ministerio, presentó.

Dentro de las novedades (de los Planes de sequía) destaca la llegada a los planes del concepto de “escasez”, diferenciado y a la vez parte del concepto de sequía

Dentro de las novedades destaca la llegada a los planes del concepto de “escasez”, diferenciado y a la vez parte del concepto de sequía.

SEQUÍA 2

Estamos ante una novedad importante, necesitada de una máxima clarificación porque creo que en torno a la escasez (más que a la sequía) va a pivotar una buena parte de la gestión del agua en los próximos años. Y también en relación a la escasez residirá el debate que, afortunadamente, acompañará siempre esta gestión como método imprescindible para su mejora. Que es la tarea que han querido siempre asumir las Jornadas de Derecho de Aguas.

Autor: Antonio Embid Irujo. Catedrático de Derecho Administrativo. Universidad de Zaragoza.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s