20 Años del SAIHEbro- Usos (I): La seguridad de las presas de la Cuenca del Ebro de titularidad estatal

Un país moderno exige construcciones seguras. Las presas de hoy en día integran tecnología de última generación, donde los sensores de auscultación instalados en su interior remiten en tiempo real datos vitales del comportamiento de la presa y el embalse, nada que ver con los pantanos inaugurados en blanco y negro antes de nuestra democracia y que algunos se empeñan en equiparar. Quienes siguen aferrándose a la palabra pantano para definir a nuestras presas y embalses, viven atrapados en un pasado distante que no coincide con la realidad actual.

Imagen de pantalla seguimiento sistema GEISER

Hoy la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) gestiona 55 presas de titularidad estatal que almacenan 4.120 hm3 de agua, garantizando el suministro de agua de boca a más de un millón de habitantes (incluyendo Zaragoza y su entorno, una vez recrecido Yesa) el regadío de casi medio millón de hectáreas, una producción de energía renovable de un 1.000 Gwh/año y sobre todo disminuyendo los daños producidos por las inundaciones (por poner un ejemplo, el 25 de septiembre de 1787 el río Aragón inundó la población de Sangüesa en Navarra, matando a 587 vecinos y de los más de 500 edificios sólo 39 quedaron en pie, inundación que se hubiera visto disminuida en gran medida si hubiera estado construida la presa de Yesa, como ocurre en la actualidad). Igualmente importantes son otros usos, como la garantía de los caudales ecológicos aguas abajo, los recreativos y turísticos como los de Sotonera, Alloz, La Loteta, Barasona, La Peña por citar algunos.

La CHE gestiona 55 presas de titularidad estatal que emiten diariamente 8.000 señales de auscultación a través del SAIH y se procesan con la aplicación GEISER mandando mensajes de alerta

La seguridad de nuestras presas se basa principalmente en nuestro personal al pie de las instalaciones, un trabajo discreto y rutinario de mantenimiento y vigilancia, pero también en las 8.000 señales de auscultación que diariamente remiten información de la presa en tiempo real por una red de comunicaciones a base de enlaces de microondas que gestiona el Sistema Automático de Información Hidrológica (SAIH) y cuyos datos custodia, verifica, almacena y transmite.

ELEMENTOS DE AUSCULTACIÓN SUSTITUCIÓN ESPEJOS PÉDULOS INVERTIDOS

Auscultación. Sustitución de espejo en péndulo invertido

La auscultación de una presa, que tiene su paralaje con la función del médico, se realiza a través de sensores electrónicos incluyendo piezómetros, termómetros, células de presión, extensómetros, péndulos, inclinómetros, fibra óptica, acelerómetros, etc. que se transmiten por tecnología de comunicación de última generación.

La CHE también dispone de equipos de Topografía que registran los pequeños movimientos de las presas y laderas de embalse y los comparan con su comportamiento habitual.

Recogidos los datos, utilizamos en tiempo real la herramienta informática que denominamos GEISER (Gestión de Embalses, Inspecciones, Seguridad, Equipamientos Revisiones) que nos ayuda a almacenar y representar los datos de auscultación recibidos, a compararlos con umbrales preestablecidos de alerta para cada sensor, que si se superan, activan el Plan de Emergencia, a programar las operaciones de mantenimiento que se deben realizar periódicamente, a gestionar las avenidas en el embalse, y dispone también de un archivo técnico digital con toda la información relevante de seguridad.

esquema de comunicaciones del Geiser

Esquema de comunicaciones del GEISER

Es decir, la auscultación de las presas está trabajando las 24 horas del día notificando a operadores, ordenadores y teléfonos móviles las disfunciones que pudieran aparecer. En definitiva, la herramienta no hace otra cosa que cumplir con la legislación establecida para garantizar la seguridad de la Sociedad.

la auscultación de las presas está trabajando las 24 horas del día notificando a operadores, ordenadores y teléfonos móviles

Como el riesgo cero no existe en ninguna disciplina, debemos tomar medidas para paliar las consecuencias de un improbable, pero posible fallo. En este sentido el documento más reseñable en materia de seguridad es el Plan de Emergencia, que aglutina los mecanismos de fallo de la presa, sus diferentes escenarios de activación y las medidas de actuación previstas para disminuir los daños a las potenciales poblaciones afectadas.

FIRMA: René Gómez López de Munain. Jefe del Área de Seguridad de Infraestructuras y Geotecnología. Confederación Hidrográfica del Ebro

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s